¿Dónde ubicar la cama de mi gato?

Ubicar la cama de mi gato

Ubicar la cama de mi gato, puede ser una tarea que parezca insignificante;, pero, a veces no nos resulta fácil encontrar un lugar adecuado, y menos cuando estamos hablando de un accesorio tan importante cómo es la cama, la cual debería estar todo el tiempo en un lugar fijo ya que nuestro minino se va a acercar a ella varias veces durante las 24h del día.

¿Dónde ubicar la cama de mi gato?

Lo más sabio que podemos hacer es dejar que el gato escoja. Aunque no hablan, sí podemos descifrar sus preferencias si nos fijamos en sus hábitos. Ese es el lugar donde deberíamos situar la cama, siempre que sea posible por temas de: seguridad, espacio y que tenga sentido.

Lo ideal para el lugar escogido es: que esté a temperatura ambiente, reciba la luz directa del Sol, con poca humedad, de fácil acceso para nuestro gato, de poco tránsito y lejos de la caja arenera y de la comida.

De lo contrario nos podemos encontrar con tres situaciones:

  • Que nuestro gato duerma igualmente en el mismo lugar, aunque sea en el suelo. No se a ustedes pero nosotros no tardaríamos ni dos segundos en devolver la cama a su lugar. Se nos rompería el alma al verlo dormir en el suelo.
  • Que busque la cama, no le gusta el lugar, pero tampoco quiera hacerlo en el suelo, y se busque otra zona donde dormir. Quizás el sofá, quizás la cama de la primera habitación que tenga la puerta abierta.
  • Que busque la cama, le guste el nuevo lugar que le hemos encontrado, y lo acepte. En este último caso habremos tenido mucha suerte.

Recomendado: Claves para que tu gato se sienta seguro en casa.

Tu gato como compañero de habitación

Antes de que el gato llegue a su edad adulta, puede que tengamos la necesidad de dejarle dormir en nuestra habitación, para así tener la sensación de que se encuentra más protegido, pero si no queremos que el minino se acabe acostumbrando a dormir con nosotros, deberíamos poner barreras desde el principio.

Puede que, recién llegado a casa y separado de su madre, el gato se sienta sólo y necesite estar cerca nuestro. Así que podemos situar su cama en la habitación contigua y dejar la puerta entreabierta para que sepa que estamos ahí. Pero cuando el gato empiece a coger confianza, deberíamos cerrar la puerta de nuestra habitación para dejar que se acostumbre a dormir en su cama, que no estará situada al lado de la nuestra.

Una encuesta reciente reveló lo siguiente sobre los gatos en el hogar:

  • Alrededor del 96 % de los dueños de gatos les permite a sus gatos dormir en el dormitorio.
  • Casi el 50% de esos gatos duermen en la cama.
  • Y el 38% duerme en la almohada con el dueño. Cabe señalar, que los gatos más jóvenes prefieren la almohada, mientras que los gatos mayores prefieren dormir al pie de la cama.

Consecuencias de dormir con los gatos:

A las mascotas les encanta acurrucarse en una cómoda cama con su mejor amigo, y a menudo el sentimiento es mutuo. Los defensores de este método dicen que fortalece el vínculo humano-felino, por no mencionar la comodidad y la calidez que su cálido compañero ronroneante puede brindarle. Es la versión adulta de un oso de peluche. Enumeremos las consecuencias:

Positivas:

  • Tener un gato caliente o ronroneante en la cama contigo es tranquilizador y liberador de estrés.
  • Promueve la unión con tu mascota y puede ayudarte a conciliar el sueño.

Negativas:

  • Los gatos raramente duermen toda la noche y con frecuencia se despiertan demasiado temprano, por lo general a las 4 o las 5 de la madrugada. En ese momento tendrán hambre y quizás quieran jugar.
  • Los gatos están fascinados con todo lo que se mueve, y si lo más cercano es tu mano o pie, puedes tener un doloroso despertar.
  • Aunque los gatos son muy limpios sabemos que entran y salen de la caja de arena, y después se meten en nuestra cama…
  • Nunca permitas que tu gato duerma con un niño menor de 4 o 5 años, y especialmente no con un bebé.
  • Si tienes o su pareja tienen asma o alergias, no se debe permitir que su gato esté en el dormitorio.
  • Idealmente, debe hacer que su habitación esté fuera de los límites desde el primer día. Será menos probable que el gato arañe la puerta y llore para que lo dejen entrar sabe que tu habitación no forma parte de su territorio.

También te puede interesar: Importancia de las mallas de seguridad para gatos.

¿Dónde debe dormir un gato bebé?

Cuando adoptamos un gatito bebé es normal que su aspecto indefenso nos lleve a querer dormir con él. Y lo cierto es que no hay ningún problema en hacerlo. Un gato cuidado y bien desparasitado no va a suponer un riesgo para nuestra salud. Pero debemos saber que es habitual que se muestre muy activo durante la noche, con lo que puede interrumpir y dificultar nuestro descanso.

Además, si preferimos que no entre en nuestro cuarto, es mejor que lo acostumbremos ya desde pequeño. No hay problema en que duerma fuera de nuestra habitación. Eso sí, déjale siempre acceso al arenero, al agua y, si lo alimentas a demanda, a la comida.

Es buena idea que antes de irte a la cama lo canses con una intensa sesión de juegos para reducir sus ganas de dedicarse a explorar durante la noche. En conclusión, dormir con o sin tu gato depende de ti y de las preferencias del gatito, ya que algunos querrán dormir por su cuenta. Para ello, es bueno que dispongan de una buena cama.

Eso sí, un gatito recién adoptado que se muestre asustado e inseguro, puede llorar por la noche si encuentra la puerta de nuestro habitación cerrada. Por ello, aunque hayamos decidido que duerma fuera de ella, es conveniente dejar la puerta entreabierta para que sienta que estamos ahí. Conforme vaya ganando seguridad, podremos proceder a enseñarle a dormir en su cama en caso de que no lo haga y cerrar nuestra puerta si es lo que deseamos.

¿Dónde debe dormir un gato adulto?

Lo cierto es que, es una decisión que solo pueden tomar juntos. Es decir, puedes dejarlo dormir en tu cama si quiere y a ti no te molesta, pero toma la decisión y no la cambies. Sé coherente.

Eso sí, si no le vas a dejar dormir en tu cama, ofrécele una buena cama alternativa.

Algo que no es recomendable en ninguno de los casos es encerrar al gato para dormir. Esto solo le producirá estrés, ansiedad y malestar, lo que se traducirá en una pérdida de confianza y en una actitud hostil.

Entonces, ¿dónde debe dormir un gato? Lo cierto es que no podemos darte una única respuesta, ya que deberás observar a tu minino para conocer sus preferencias y situar su lugar de descanso donde se sienta cómodo y esté seguro.

Recuerda que la seguridad de tu gato se refuerza con las mallas de seguridad para gatos de la mejor calidad, para mayor información, haz click aquí.

Esperamos que este breve artículo sobre: ¿Dónde ubicar la cama de mi gato?, te haya ayudado. En todo caso, si necesitas más información o contactar a nuestros expertos puedes hacerlo a través de WhatsApp haciendo clic aquí. De igual forma te invitamos a seguirnos en Facebook y en Instagram.

Start typing and press Enter to search